In Focus: Green Women

Desde mis inicios me inquietaba el hecho de crear edificios bellos e innovadores sino también funcionales. A través de la experiencia fui tomando más conciencia de cómo desde la arquitectura podía influir para bien o mal en la vida de las personas. Ese poder que tenemos de crear conversaciones, emociones y llevar felicidad a través de los espacios, pero también, influir en una comunidad completa de acuerdo a como se integre un edificio a su entorno, me hizo consciente de la responsabilidad de cada proyecto representa. No diseño casas bonitas, sino hogares, espacios familiares para conectar y llenar de experiencias; no diseño empresas, sino espacios colaborativos donde trabajar sea dinamismo y los usuarios disfruten su trabajo al tiempo que su productividad se eleva. Al descubrir que mediante el diseño y la construcción sostenible y bioclimática, logro llevar cambios positivos a las personas, a la ciudad y al planeta, decidí que había encontrado mi objetivo fundamental como arquitecta.